Beneficios y Utilidad Práctica de los Almacenes Generales de Depósito

Los Almacenes Generales de Depósito también conocidos en inglés como “Financial Warehouses” son organizaciones auxiliares del crédito autorizadas por la SHCP cuyo objetivo principal es el almacenamiento, conservación, manejo, control, distribución o comercialización de cualquier tipo de bienes o mercancías lícitas que se encomienden para su custodia, asimismo, este tipo de organizaciones tiene entre otras diversas funciones la facultad de certificar la calidad y valor de los bienes depositados, colocar marbetes o etiquetas respectivas a los mismos, así como otorgar créditos con garantía en las respectivas mercancías depositadas en el almacén.


Dichos almacenes se adaptan a las necesidades del cliente que pretende depositar sus mercancías en él, por ejemplo, existen almacenes con instalaciones especiales para almacenar frutas, grano, refrigerados, maquinaria o cualquier objeto que requiera cuidado especial para su conservación en perfecto estado, no obstante ello, en caso de que se pretenda almacenar alguna mercancía que requiera cierta instalación especializada para su conservación, el almacén general de depósito, podrá habilitar instalaciones del depositante o de un tercero para prestar sus servicios, tomando el almacén el pleno control de las instalaciones respectivas.


Los almacenes generales de depósito funcionan de la siguiente forma: El cliente deposita sus mercancías en el almacén, este a su vez le expide un Certificado de Depósito mediante el cual se acredita la propiedad del bien a favor del cliente, la disponibilidad de las mercancías depositadas, la cantidad y calidad de estas, así como el lugar de depósito de las mismas.


Ahora bien, los certificados de depósito que otorgan los almacenes tienen el carácter de títulos de crédito, lo cual permite su transmisión vía endoso, es aquí donde cobra relevancia práctica el depósito de mercancías en los almacenes generales, ya que las mercancías amparadas por el certificado pueden ser transmitidas a un tercero por el simple endoso del título, tal y como se hace con un cheque o un pagaré, facilitando en consecuencia la práctica de negocios con las mercancías depositadas, ya que por ejemplo, un productor de manzana de la región de Cuauhtémoc, puede depositar su cosecha en un almacén general de depósito y vender la fruta a un comprador en el Distrito Federal, y el comprador a su vez, puede vender dicha mercancía a un tercero sin siquiera haberla movido del almacén, ello simplemente mediante el endoso del certificado, lo cual da certeza a los compradores respecto de la cantidad y calidad de las mercancías depositadas, ya que la tenencia del certificado otorga el dominio de estas.


Asimismo, el almacén general de depósito, a elección del depositante, podrá expedir bonos de prenda, los cuales son anexos del certificado de depósito mediante los cuales el comerciante puede obtener financiamiento con garantía en los bienes depositados en el almacén, dicho financiamiento puede tramitarse ante las diversas instituciones financieras del país, lo que facilita la gestión y obtención de crédito a los depositantes de mercancías y de nueva cuenta una herramienta efectiva para hacer negocios.


Si requiere una asesoría más profunda, en CR LEGAL PARTNERS, estamos a sus órdenes en la página web: www.crlegalpartners.com así como en el correo electrónico contacto@crlegalpartners.com


#warehouses #business

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.